"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

miércoles, 30 de mayo de 2012

Pérdida de peso y prevención cardiovascular de los pacientes con diabetes tipo 2, grandes beneficios de los análogos de GLP-1

La pérdida de peso y la posible disminución del riesgo cardiovascular son, adicionalmente al control glucémico, los dos grandes beneficios para los pacientes con diabetes tipo 2 de los fármacos análogos de GLP-1 como la liraglutida.

Así lo han manifestado el doctor Arturo Rolla, profesor de Medicina Clínica de la Universidad de Harvard, y el doctor Enrique Caballero, Director de la Iniciativa Latina del Centro de Diabetes Joslin de la misma universidad, durante su participación en un simposio moderado por Manel Puig, jefe del Servicio de Endocrinología y Nutrición en el hospital Germans Trias i Pujol, en el marco del 54º Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, recientemente celebrado en Oviedo.

La liraglutida, comercializada en España por la compañía de cuidados sanitarios Novo Nordisk con el nombre de Victoza, es un análogo de GLP-1, una hormona natural que segrega el intestino y cuya función es regular los niveles de glucosa en el organismo. A diferencia de otros fármacos antidiabéticos, no requiere adecuación horaria ni ajuste de dosis, ya que se administra una vez al día de manera independiente a las comidas.

Respecto a la 'diabesidad', es decir, la conjunción de diabetes y sobrepeso, el doctor Rolla ha declarado que "la obesidad está aumentando en todo el mundo con una rapidez alarmante y, detrás de ella, la diabetes tipo 2. Aún peor es que este fenómeno se esté produciendo en personas cada vez más jóvenes, con lo que, al estar expuestas tan pronto al aumento del azúcar en sangre, tendrán serias complicaciones crónicas cuando lleguen apenas a los 30 años".

En España, el catorce por ciento de la población adulta padece diabetes, entre el 90 y el 95 por ciento de ellos la tienen de tipo 2. Así mismo, el 28 por ciento de los adultos españoles tiene obesidad, es decir, un índice de masa corporal por encima de 30, lo que conlleva un riesgo muy superior de padecer diabetes respecto a las personas con un índice menor. Los expertos relacionan la obesidad tanto con motivos genéticos como con las dietas abundantes en grasas y la vida sedentaria, existiendo -ha apuntado Rolla- "una relación directa entre el número de horas frente al televisor o un monitor de ordenador o videojuegos y el peso corporal, particularmente entre niños y adolescentes".

Volviendo a la 'diabesidad', el profesor ha concluido que, "durante años, hemos sacrificado el peso corporal para controlar las glucemias. Debemos aceptar que la prevención de la obesidad es una meta terapéutica muy importante en los pacientes con diabetes y que, por tanto, en todo tratamiento que se les prescriba, debe supervisarse el peso y tener como objetivo que este no aumente y, a ser posible, que disminuya. Los análogos de GLP-1 tienen estas características y, por tanto, deben ser considerados mucho antes en la línea de tratamientos para la diabetes tipo 2".

Posibles beneficios directos e indirectos en la prevención cardiovascular

El sobrepeso en los pacientes con diabetes incrementa las posibilidades de que desarrollen enfermedades cardiovasculares. De hecho, se calcula que el 80 por ciento de los fallecimientos de estos pacientes en España están ocasionados por problemas cardiovasculares y que el 70 por ciento de las personas que acuden a la consulta de los cardiólogos tienen diabetes o prediabetes.

A este respecto, el director de la Iniciativa Latina del Centro de Diabetes Joslin ha declarado que, "puesto que la obesidad es un factor de riesgo cardiovascular para las personas con diabetes, el hecho de que un fármaco contribuya a la pérdida de peso tiene como consecuencia que contribuya también, indirectamente, a la prevención de dicho riesgo".

El doctor Caballero se ha referido asimismo a los estudios actualmente en desarrollo en torno a los posibles beneficios directos de liraglutida en la prevención cardiovascular, con independencia de la pérdida de peso: "Todos los marcadores relacionados con los riesgos cardiovasculares en estos estudios apuntan hacia su reducción. Se están observando, por ejemplo, disminuciones de la presión arterial diastólica y sistólica, la inflamación vascular o los marcadores de arterioesclerosis, lo que, en conjunto, representaría un perfil de beneficio cardiovascular", ha dicho.

Fuente: ElMedicoInteractivo

No hay comentarios.: