"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

miércoles, 6 de marzo de 2013

El lado bueno del prion


Los priones son proteínas que abundan en el cerebro humano y están localizadas en las sinapsis, los puntos de contacto donde la señal nerviosa se transmite de una neurona a la siguiente. A pesar del papel que desempeñan para el correcto funcionamiento del sistema nervioso humano, en muchas ocasiones el comportamiento de estas proteínas ha sido asociado al del protagonista de la novela El extraño caso el doctor Jekyll y el señor Hyde. De hecho, si la molécula que compone el prion presenta una error de plegado espacial, este se manifiesta como una variante patógena de la proteína original, que causa procesos neurodegenerativos tales como el síndrome de Creutzfeldt-Jakob, también conocido como encefalopatía espongiforme bovina, o la enfermedad de Alzheimer.

Ahora, una investigación llevada a cabo por neurocientíficos de la Escuela Internacional Superior de Estudios Avanzados (SISSA) de Trieste pone de manifiesto que, en algunos casos, las proteínas priónicas también pueden ser responsables del correcto desarrollo neuronal durante la época infantil. Sus resultados, publicados en la revista Journal of Neuroscience, han mostrado que el prion no tan solo permite el transporte de información entre sinapsis sino que puede influir en el crecimiento de nuevas conexiones sinápticas y en su plasticidad.

Los neurocientíficos llegaron a esa conclusión tras comprobar en múridos deficientes en priones inocuos los efectos inducidos por estas proteínas en la capacidad de desarrollo del tejido nervioso del hipocampo. Los análisis han demostrado que la proteína priónica controla la plasticidad sináptica de esta zona cerebral que alberga las funciones fundamentales relacionadas con la memoria, a través de una vía de transducción que involucra también a la proteína quinasa A.

Y aunque estudios anteriores ya habían sugerido que una proteína similar puede cumplir una función beneficiosa en algunos organismos, el estudio publicado por los investigadores de SISSA abre un nuevo camino a la comprensión de la neurogénesis en niños muy pequeños. El siguiente paso es conocer con más detalle el papel del prion en los circuitos neuronales, tanto en condiciones normales como patológicas durante la fase del desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.

Fuente: INVESTIGACIÓNYCIENCIA

No hay comentarios.: