"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

jueves, 3 de enero de 2019

El Virus del Herpes Zóster

¿Qué es el Herpes Zóster?

El herpes zóster es una erupción cutánea dolorosa que ocasiona vesículas (ampollas). Es causado por el mismo virus que causa la varicela. Una vez que desaparece la erupción de la varicela, el virus queda latente (inactivo) en los nervios y puede reactivarse años después ocasionando el herpes zóster. Por esa razón cualquier persona que tuvo varicela puede padecer herpes zóster.


La erupción del herpes zóster puede aparecer a lo largo del dermatoma. Los dermatomas, son las zonas donde puede aparecer la erupción del herpes zóster. El área donde se presentan comúnmente es a un costado de la espalda y la cintura.

1 de cada 4 personas que presenta herpes zóster sufrirá algún tipo de complicación.

El dolor causado por el herpes zóster se ha descrito como agudo, persistente y palpitante, y a menudo la molestia puede permanecer incluso cuando la erupción desapareció.

La neuralgia portherpética es una posible complicación del herpes zóster; es un dolo originado en los nervios que puede durar meses o años después de que desapareció la erupción. A mayor edad, aumenta el riesgo de padecer NPH.

Toda persona que haya presentado varicera, el virus del herpes zóster está latente en su sistema nervioso y puede reactivarse y ocasionar la erupción cutánea del herpes zóster.

No se sabe cuándo surgirá el herpes zoster, pero están en riesgo de padecer herpes zóster, y el riesgo aumenta sustancialmente después de los 50 años.

1 de cada 3 personas padecerá herpes zóster a lo largo de su vida.

Puede atacar en cualquier momento y puede ser muy doloroso.

Después de los 50 años, el riesgo de padecer herpes zóster aumenta en las personas más jóvenes el sistema inmune mantiene al virus inactivo. Sin embargo, con la edad se debilita y no puede evitar su reactivación.

La erupción del herpes zóster puede tardar hasta 30 días en desaparecer:

Caso leve: Aparecen unas cuantas ampollas en la piel. Esta fotografía muestra un caso leve en la mano.

Caso moderado: Se fora un conglomerado de vesículas o ampollas. Esta fotografía muestra un caso moderado a lo largo de un costado del torso.

Caso severo: Son ampollas unidas en una amplia zona que parece una quemadura. En este caso, por afectar el ojo puede llevar a deterioro de la visión.

Es difícil predecir qué tan severo y doloroso será un caso de herpes zóster.

La erupción cutánea del herpes zóster puede durar hasta 30 días.

No hay comentarios.: