"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

sábado, 2 de mayo de 2009

El genoma completo de la vaca, al descubierto


La vaca ha entrado en el selecto grupo de animales cuyo genoma completo ha sido secuenciado. Science publicó el Viernes 24 de Abril del 2009 los resultados de un estudio multicéntrico que ha contado con el Consorcio para la Secuenciación y Análisis Genómico Bovino y el Consorcio Hap Map Bovino como principales ejecutores del hallazgo.

Los investigadores comprometidos con ambos consorcios han descubierto que el genoma de la res contiene un mínimo de 22.000 genes y que, de este total, cerca de 15.000 se comparten con otras siete especies de mamíferos. Estas similitudes multiplican las posibilidades de la explotación biomédica del descubrimiento, ya que tanto el conocimiento de la evolución de los mamíferos como las mejoras en productos alimentarios, pasando por la investigación en enfermedades humanas, pueden beneficiarse.

Cambios genéticos

El estudio del genoma de la vaca ha mostrado a los autores que, a lo largo de la evolución de estos mamíferos y de su proceso de domesticación, se han producido numerosos cambios en el número y organización de genes, lo que ha alterado los sistemas biológicos del animal. El proceso de reproducción, el sistema inmunitario, la lactancia y el sistema digestivo son los principales afectados por estos cambios a lo largo de la historia.

Las numerosas repeticiones que se han encontrado a lo largo del tiempo en el genoma de la vaca "tienen numerosas funciones. Pueden cambiar la regulación génica e inestabilizar los cromosomas, de manera que tendrían más posibilidades de recombinarse con otras piezas cromosómicas de forma inapropiada", explica Harris Lewin, de la Universidad de Illinois, en Chicago (Estados Unidos), y uno de los coordinador del trabajo.

Lewin es el creador del mapa de alta resolución que muestra la estructura cromosómica de la vaca, una información que ha permitido alinear correctamente sus secuencias genómicas. La investigación ha determinado que cuenta con 29 pares de cromosomas, y que en el X (el Y no ha sido estudiado) se encuentran las claves para comprender su evolución y las razones por las que las reses se han podido mostrar especialmente útiles para el hombre.

Más de 37.000 diferencias

Según ha explicado, se trata de uno de los mamíferos "con mayor número de traslocaciones e inversiones de fragmentos cromosómicos". Los investigadores, entre los que también se encuentran científicos de las Universidades de Missouri y Maryland (en este último caso Steven Salzberg ha publicado sus conclusiones en Genome Biology), han estudiado más de 37.000 diferencias en el ADN de 497 reses de 19 razas biológica y geográficamente diferentes.

Los datos obtenidos sugieren que la evolución de los bovinos ha sido significativamente diferente a la del ser humano. En este proceso destacan los descensos relativamente recientes en el tamaño de la población. Los autores atribuyen este hecho a "cuellos de botella" genéticos asociados con la domesticación en el pasado, la selección para la especialización agraria y la aparición de diferentes razas.

Pero no todo son diferencias con respecto a los humanos. Los actuales niveles de diversidad genética entre esta variedad de razas son, al menos, tan robustos como los que se dan en el hombre.

(Science 2009; 324: 522-528).

No hay comentarios.: