"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

miércoles, 10 de junio de 2009

Curan ceguera con células madre y lentillas

Un equipo de médicos liderado por el Doctor Nick Di Girolamo, de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW) ha logrado que tres australianos que padecían un raro tipo de ceguera, recuperen la vista completamente tras sólo un mes de terapia. Dos de ellos tenían ceguera unilateral, el tercero apenas podía distinguir legras grandes sobre un papel. Los primeros presentaban daños extensos en la córnea, producto de múltiples intervenciones quirúrgicas para eliminar melanomas oculares. El último paciente tenía una afección genética llamada aniridia (falta de iris en el ojo). Según Stephanie Watson(la cirujana del equipo) después del tratamiento, los pacientes que estaban ciegos ya podían leer letras grandes en un papel y el tercero, era capaz de superar un examen visual para el carné de conducir, es decir, que sus ojos funcionaban perfectamente.



La terapia utiliza las propias células madre de la córnea del paciente y añade un cultivo de dichas células a unas lentillas terapéuticas de las que se usan después de algunas operaciones sencillas de ojos. Simplemente colocaron las lentes de contacto sobre el ojo de los pacientes y a los 10 días ya empezaron a reparar los daños de la córnea enferma. A los 30 días se encontraban perfectamente recuperados de sus lesiones y con unos ojos totalmente funcionales. Llevan ya 18 meses desde que les realizaron este revolucionario tratamiento y siguen con la vista en perfectas condiciones. Como anécdota, el doctor Di Girolamo comenta que probaron varias marcas de lentillas pero solo una resultó válida para el cultivo de las células madre. Creen que la razón de ello se deba a los componentes utilizados por ese fabricante concreto. También destaca que esta técnica resulta muy barata, sencilla y nada invasiva.

Lo mejor de esta técnica es que sólo se necesita un par de lentillas, un cirujano oftálmico y un laboratorio de cultivo de células. No hay que usar bisturí, ni anestesia ni caros equipos láser. Los investigadores creen que este procedimiento podrá emplearse en la retina y otras partes del ojo. Incluso podría extenderse a la reparación de órganos como la piel que, según afirma Di Girolamo, se comporta de forma parecida a la córnea.

Visto en: NeoTeo y UNSW

No hay comentarios.: