"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

lunes, 25 de mayo de 2009

La evolución del cerebro puede crear dos especies humanas distintas


Nos encontramos cerca de poder conseguir incrementar la capacidad de nuestro cerebro hasta límites insospechados utilizando la tecnología o la manipulación genética pero, ¿qué consecuencias tendría esta capacidad para la humanidad?

Con esta pregunta comienza un artículo publicado recientemente en la revista NewScientist, en el que se analiza el encuentro “Human Nature” and its alterability. Past, present, and future of human becoming, recientemente celebrado en Berlín.

En este encuentro, antropólogos, neurólogos, tecnólogos, arqueólogos y filósofos se han reunido para reflexionar sobre las implicaciones de este próximo paso del desarrollo del cerebro humano. ¿Dará lugar la manipulación cerebral a una nueva especie, con poderes intelectuales incomparables?

Siguiente fase evolutiva

Hay diversas opiniones. Para unos, la manipulación cerebral para el aumento de nuestras capacidades es, simplemente, la siguiente fase en un proceso que se ha desarrollado durante toda la historia del ser humano.

Esto es lo que opina, por ejemplo, uno de los organizadores del encuentro, el arqueólogo Lambros Malafouris del McDonald Institute for Archaeological Research de Cambridge, en el Reino Unido.

Para Malafouris, las transformaciones cerebrales del ser humano comenzaron con las mutaciones genéticas hereditarias que nos proporcionaron un cerebro “plástico”, capaz de cambiar físicamente para superar desafíos prácticos e intelectuales inalcanzables hasta ese momento.

Cambios más recientes en nuestro cerebro se han producido gracias a nuestras interacciones con el entorno, y también gracias a los “memes” (unidad teórica de información cultural para su transmisión de un individuo a otro, de una mente a otra o de una generación a la siguiente) socialmente creados, y que se transmiten a través de la cultura.

Hitos en la mejora del cerebro humano en los últimos dos millones de años han sido, por ejemplo, la invención de los gestos y del lenguaje para describir a otros lo que pensamos, o la escritura.

Mejora tecnológica del cerebro

Las evidencias de la plasticidad del cerebro han ido aumentando en los últimos años. En el encuentro “Neuroscience in Context”, Andreas Roepstorff, de la Universidad Aarhus de Dinamarca presentó escáneres cerebrales que demuestran que la gente que hace meditación presenta engrosamiento en áreas cerebrales, un aumento que personas que no meditan no tienen. Los resultados de este trabajo han sido publicados en NeuroReport.

Por otro lado, Merlin Donald, profesor emérito de psicología de la Queens University, de Kingston, en Canadá, señaló que hoy más que nunca nuestro cerebro tiene la habilidad de conectar con las mentes y las experiencias de otros a través de la cultura y de la tecnología.

Donald denomina “superplasticidad” a esta capacidad, que sin duda está haciendo que el cerebro evolucione hacia un lugar jamás visto en ningún otro momento de nuestra historia.

Pero, aunque naturalmente el cerebro evolucione, los científicos insisten: el próximo paso de mejora del cerebro podría ser tecnológico mediante la manipulación genética o las prótesis cerebrales. Dado que las variantes genéticas esenciales para las super-capacidades intelectuales aún no han sido descubiertas, parece difícil –si no imposible- que algún día esta vía tenga efectos prácticos en nuestro cerebro.

Sin embargo, las prótesis de mejora de nuestras capacidades cerebrales sí podrían estar más cerca, sobre todo teniendo en cuenta que la tecnología para el control de ordenadores desde el cerebro ya ha sido probada (ver artículo en Tendencias21 sobre el manejo de un cursor por parte de individuos con parálisis total, por ejemplo).

Cada vez más cerca

El momento en que los humanos se alíen con las máquinas para mejorar nuestras capacidades cerebrales está muy cerca, según Ray Kurzweil, prospectivista e inventor, tan cerca como el año 2045.

No pasará mucho tiempo antes de que haya un dispositivo informático disponible para cualquiera, afirma Andy Clark, filósofo de la Universidad de Edimburgo, en el Reino Unido. Este dispositivo podrá ser desde un asistente de memoria hasta un buscador de la información que tengamos almacenada en el cerebro.

Según Clark, hoy mismo, programas informáticos habituales, como el Photoshop, juegan ya un papel importante para nuestras capacidades, y son algo parecido a extensiones físicas de la mente de los usuarios.

Voces discordantes

Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo con el uso de la tecnología para incrementar las habilidades cerebrales. Para Dieter Birnbacher, filósofo de la Universidad de Düsseldorf, en Alemania, estas aplicaciones podrían poner en peligro la dignidad humana.

Por ejemplo, un problema potencial es el de alterar lo natural con procesos artificiales, de manera similar a la presión social que actualmente suponen las formas idealizadas de la belleza, el físico o las capacidades deportivas.

Los individuos que no puedan acceder a estos medios artificiales de incremento de sus habilidades cognitivas pueden verse como fracasados, tener baja autoestima e incluso ser discriminados con respecto a los que sí puedan acceder.

Para John Dupré, profesor de filosofía de la ciencia de la Universidad de Exeter, en el Reino Unido, la posibilidad de que alguien tenga una ventaja de este tipo frente a otros puede generar división social.

Leer a los hijos está al alcance de casi cualquier persona pero, ¿implantarles un software en el cerebro? Esta alternativa podría dar lugar a dos especies humanas completamente distintas, por lo que la preocupación al respecto es legítima, señala Dupré.

Para que evitar estos peligros, los expertos señalan que habría en primer lugar que asegurarse que la tecnología desarrollada sea lo suficientemente barata como para estar al alcance de muchos, como los libros o los móviles actuales.

De cualquier manera, con implantes o no, nuestro cerebro está destinado a seguir evolucionando. Según Dupré, “en un entorno correcto, la mayoría de los humanos tienen un potencial asombroso de desarrollo de capacidades mentales sorprendentes”. Hacia donde evolucione el cerebro humano en los próximos tiempos no podremos controlarlo nunca del todo, por más que se desarrolle la tecnología.

No hay comentarios.: