"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

jueves, 11 de junio de 2009

Tipo de colesterol ignorado, culpable de ataques cardíacos


LONDRES, INGLATERRA - Investigadores daneses informaron el martes que hallaron la evidencia más fuerte hasta el momento de que una forma habitualmente ignorada de colesterol puede causar ataques cardíacos.

El equipo indicó que quienes tienen niveles superiores de una forma de colesterol poco conocida -llamada lipoproteína (a)- que varía hasta 1.000 veces de una persona a otra, eran también más propensas a sufrir ataques al corazón.

Las estatinas, consumidas por millones de personas para reducir el riesgo de infarto y accidente cerebrovascular (ACV), no afectan a la lipoproteína (a) pero los resultados alentarían a desarrollar nuevos fármacos para reducir el colesterol, dijo Borge Nordestgaard, del Hospital de la Universidad de Copenhague, quien dirigió el estudio.

La investigación, publicada en Journal of the American Medical Association, mostró que las personas con los niveles más altos de lipoproteína (a) eran entre dos y tres veces más proclives a tener ataque cardíaco que quienes presentaban los niveles más bajos.

"Hemos demostrado que la lipoproteína (a) está causando ataques cardíacos", indicó Nordestgaard en una entrevista telefónica.

La lipoproteína (a) es una de las muchas formas en que se encuentra al colesterol en la sangre, con niveles determinados casi por completo por la genética.

Las estatinas reducen los niveles de la lipoproteína de baja densidad, comúnmente conocida como colesterol "malo". Entre esos fármacos líderes en ventas se encuentran Lipitor de Pfizer, genéricamente denominado atorvastatina, y Crestor de AstraZeneca, o rosuvastatina.

"Este estudio explicaría por qué las estatinas no funcionan para algunas personas", señaló Nordestgaard.

Para mostrar el papel de la lipoproteína (a) en los ataques cardíacos, el equipo danés analizó los genes de 45.000 hombres y mujeres que brindaron muestras de sangre para un amplio sondeo nacional que comenzó en 1976, evaluó los niveles de lipoproteína (a) y luego siguió a los sujetos hasta el 2007.

NIVELES ELEVADOS

Las personas con los mayores niveles de este tipo de colesterol fueron las que padecieron más ataques cardíacos, reveló el estudio. Una variación genética determinada representaba alrededor de un cuarto de los casos de lipoproteína (a) elevada.

"La lipoproteína (a) ha estado rondando por un largo tiempo como factor de riesgo, pero las personas no la habían tomado demasiado seriamente porque no creían que causaba ataques cardíacos", dijo Nordestgaard. "Ahora demostramos que, como el LDL, está causando infartos", añadió.

Un problema es que las personas tienen escaso control sobre el colesterol, cuyos niveles pueden variar hasta 1.000 veces entre los individuos, indicó el investigador.

La niacina, una vitamina que se suele prescribir genéricamente para disminuir el colesterol, también reduce los niveles de lipoproteína (a). No obstante, puede causar incómodo enrojecimiento. La aspirina también puede hacer descender la cantidad de lipoproteína (a).

Merck & Co comercializa en Europa una medicina llamada Tredaptive, que combina niacina con un agente contra el rubor, pero los reguladores de Estados Unidos la han rechazado.

Nordestgaard dijo que espera que el estudio aliente a los laboratorios a comenzar a trabajar en un nuevo fármaco destinado específicamente a la lipoproteína (a).

CRÉDITOS: Reuters / RPO

No hay comentarios.: