"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

viernes, 21 de agosto de 2009

Los defensores de la comida orgánica, en pie de guerra

Un reciente informe que asegura que los alimentos orgánicos no son más nutritivos que los convencionales, ha generado un intenso debate entre defensores y detractores de la comida orgánica.

El estudio, dirigido por el experto en nutrición Alan Dangour de la Escuela de Medicina e Higiene Tropical de Londres, cotejó análisis de los últimos 50 años que comparan los valores nutricionales de alimentos cultivados orgánica o tradicionalmente.

La agricultura orgánica o ecológica utiliza sólo recursos naturales sin productos químicos u organismos modificados genéticamente, lo que no sólo es más respetuoso con el medio ambiente sino que -se consideraba hasta ahora- produce alimentos más sanos.

Pero el estudio de Dangour es tajante: no hay diferencia estadística en los valores de nutrientes encontrados en los alimentos orgánicos y en los convencionales.

Algunos alimentos biológicos presentaron una mayor cantidad de ciertos nutrientes, pero otros productos no orgánicos son más ricos en otros elementos nutritivos, añade el estudio.

"Es poco probable que la diferencia en contenidos nutritivos sea relevante para la salud del consumidor", señalaron Dangour y su equipo.

Pero el bolsillo del ciudadano sí nota la diferencia cuando hace la compra en un supermercado biológico. Dominar las plagas sin el uso de pesticidas es más caro y trabajoso, a lo que se suma que los cultivos orgánicos producen menos por hectárea que los tradicionales.

En San Francisco, una de las cunas del movimiento orgánico, el galón de leche orgánica (3,78 litros) cuesta 5,49 dólares frente a los 2,99 dólares de la leche tradicional y los kiwis biológicos salen, por ejemplo, 10 centavos de dólar más caros por unidad que los convencionales.

En EEUU, los partidarios de la agricultura ecológica critican que los autores del estudio no han tenido en cuenta todos los aspectos y ventajas de este tipo de cultivos.

"No compararon cantidades de antibióticos, hormonas, pesticidas, herbicidas, fertilizantes químicos, radiaciones o modificación genética", dijo Marion Nestle, profesora de Nutrición y Salud Pública de la Universidad de Nueva York y una de las principales expertas en la materia de EEUU.

"Esto es un ejemplo de nutricionismo en acción: mirar a la comida como si todo lo que importara fuera su contenido en nutrientes, no los métodos de producción, sus efectos sobre el medio ambiente o, incluso, el sabor", añadió.

Y, precisamente, estas son las razones que llevan a muchos consumidores a gastar 1,8 dólares por un tomate orgánico. Estos alimentos permiten tener la conciencia tranquila sobre los efectos de su producción sobre el medio ambiente y, además, en muchos casos saben mejor.

El informe ha sido también duramente criticado por no incluir datos sobre los residuos de pesticidas o los efectos a largo plazo de la agricultura convencional.

El estudio, que incluye informes realizados entre 1958 y febrero de 2008, ha dejado fuera análisis recientes que han descubierto importantes cualidades beneficiosas en los productos biológicos.

Así, un estudio de abril de 2008 financiado por la UE y realizado por la Universidad de Newcastle concluyó que la leche orgánica tiene un 60 por ciento más de antioxidantes y ácidos grasos, beneficiosos para el organismo, que la leche convencional.

Algunos expertos insisten en que, orgánicos o no, lo fundamental es que los alimentos que consumimos sean lo más locales posibles.

Uno de los elementos más importantes que afectan al poder nutritivo de los alimentos es su frescura, aseguran, y, además, transportar fruta y verdura de una punta a otra del país cuando existen alternativas locales, es peor para el medio ambiente que el uso de pesticidas.

Fuente:European Pressphoto Agency

No hay comentarios.: