"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

martes, 30 de diciembre de 2008

¿Es posible la regeneración cerebral?

Una serie de experimentos efectuados sobre animales en el Instituto Nacional sobre Envejecimiento del Centro de Investigación en Gerontología y la Escuela de Medicina del la Universidad Johns Hopkins han demostrado que la restricción calórica y el ayuno intermitente, junto con la ingesta adecuada de vitaminas y minerales, pueden aumentar la resistencia a las enfermedades, prolongar la esperanza de vida, y estimular la producción de neuronas a partir de células madre.
Como si tales resultados no fuesen lo suficientemente polémicos e interesantes como para poner en guardia a la comunidad científica, también se encontró evidencia de que el ayuno es un mecanismo útil para mejorar la elasticidad sináptica, incluso logrando el “recableado” de algunas funciones luego de una lesión cerebral. Estos beneficios parecen derivarse de una respuesta de estrés celular similar, al menos conceptualmente,  a la regeneración de las células musculares que se produce  como respuesta al estrés que provoca el ejercicio regular.
Además, otros estudios sugieren que el aumento de los intervalos de tiempo entre comidas puede ser una mejor opción que la restricción calórica crónica, porque la disminución del ritmo de producción de las hormonas sexuales que se producen cuando un individuo está mal alimentado pueden afectar negativamente tanto el rendimiento sexual como la salud del cerebro. La producción de hormonas sexuales como la testosterona y los estrógenos mejoran cuando una persona recibe un abundante suministro de alimentos. Esto podría plantear un dilema interesante: o comemos poco y tenemos un cerebro en perfectas condiciones, o comemos mucho y somos unos verdaderos atletas sexuales. En otras palabras, parece que el tema del ayuno si bien nos haría más inteligentes y saludables, nos arruinaría la diversión en el dormitorio.

El ayuno es un mecanismo útil para mejorar la elasticidad sináptica

El ayuno es un mecanismo útil para mejorar la elasticidad sináptica

De todos modos, no todo está perdido, ni tiene por que ser blanco o negro. Como siempre, hay una buena posibilidad de lograr un equilibro que nos permita disfrutar de buen sexo sin necesidad de que tengamos un cerebro destruido por el exceso de calorías. Estudios efectuados en Japón, por el Burnham Institute for Medical Research and Iwate University demuestran que algunos compuestos vegetales pueden ser la llave para mantener el cerebro en estado sin necesidad de pasar hambre. Y Bruce N. Ames, un bioquímico de la Universidad de California, asegura que la ingesta regular de algunos ácidos grasos como el Omega-3 que se encuentra en peces como el salmón o las sardinas, puede ser efectivo incluso para ayudar a evitar la enfermedad de Alzheimer. Como puede verse, hay muchos estudios dirigidos a lograr el objetivo de mejorar la salud celular de nuestro órgano distintivo: el cerebro.
Falta mucho camino por recorrer para tener resultados absolutamente concluyentes o una terapia, basada en estos estudios, que funcione a la hora de tratar a pacientes con alguna clase de lesión cerebral. Pero no deja de ser irónico que mientras la mayoría de la población de las naciones desarrolladas tiene problemas de sobrepeso, el ayuno y la dieta equilibrada puedan ser las claves que nos permitan tener una mejor salud cerebral.

No hay comentarios.: