"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

sábado, 13 de junio de 2009

MicroARN contra el cáncer.

La quimioterapia, a pesar de que ha sido de mucha ayuda en el tratamiento de una gran variedad de cánceres, tiene la desventaja de que -en líneas generales- es un sistema bastante burdo que ataca casi por igual a células sanas y enfermas. Trabajos recientes, realizados por el personal de la Universidad Johns Hopkins (EEUU) y del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge, pertenecientes al programa de Epigenética y Biología del Cáncer, han permitido descubrir los mecanismos implicados en las divisiones ininterrumpidas que convierten a células sanas en cáncer. Trabajando con ratones, los científicos han logrado lo que hace años parecía impensable: eliminar las células cancerosas sin afectar en absoluto a sus vecinas normales.

El secreto se encuentra en unos pequeños elementos de la célula parecidos al ADN, que los científicos denominan microARN (miRNA). Manel Esteller, director del programa, los define como “pequeñas moléculas de ARN que no originan proteínas, sino que se quedan como ARN y regulan la expresión de decenas y hasta cientos de genes”. Según Esteller, desde hace unos cinco años se conoce que en el cáncer “existen defectos en la producción de miRNA”, por lo que algunos investigadores han centrado sus esfuerzos en descubrir las causas de tal déficit de ARN.
miRNA puede ser una estrategia eficaz y mucho menos tóxica que la quimioterapia.

Josh Mendell, de la Universidad Johns Hopkins (EEUU), ha logrado introducir miRNA en las células de tumores de hígado en ratones, consiguiendo que las células cancerosas mueran mientras que las sanas se mantienen sin cambios. El tratamiento ha sido descripto con todo detalle en un artículo publicado en Cell, y Mendell sugiere que el reemplazo de miRNA puede ser una estrategia eficaz y mucho menos tóxica que la quimioterapia.

Para introducir los fragmentos perdidos de ARN en las células cancerosas, los investigadores utilizaron como vehículo un virus adenoasociado. Las estadísticas recogidas por los investigadores muestran que (en comparación con los que no fueron tratados) los ratones que recibieron el miRNA se curaron de sus tumores en un 80% de los casos. “A los animales que conformaban el grupo de control se les insertó un virus vacío, y no mostraron ningún cambio en la tasa de crecimiento de sus tumores que, tres semanas más tarde, se había descontrolado", dice Mendel. “Sin embargo, entre aquellos a los que insertamos el fragmento de miRNA, hubo casos de remisión completa de los tumores o reducción del tamaño y de la cantidad de ellos".

Para Esteller, este estudio es "prometedor, porque abre una nueva vía para pensar en fármacos que reparen o devuelvan a la normalidad los defectos genéticos y epigenéticos de los miRNA". Sin dudas, se trata de un largo camino que recién está comenzando a ser recorrido, pero que posiblemente contenga la clave para devolver la salud a millones de personas.

No hay comentarios.: