"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

sábado, 22 de agosto de 2009

Semenya no es un caso aislado


De acuerdo con la doctora en genética humana Edna Aizpuru Akel los trastornos de diferenciación sexual en el ámbito deportivo han existido siempre. “Desde las olimpiadas antiguas ya se sabía de casos de personas que presentaban este tipo de problemas, pero no había metodología científica para dar un diagnóstico.”

Catedrática y especialista en el tema, que ha cobrado fuerza tras la aplastante victoria de la sudafricana Caster Semenya en los 800 metros del Mundial de Atletismo, explicó que casos como el de la corredora (gran volumen muscular, vello facial y rostro masculino) no son tan extraños como podrían parecer.

“Hay pacientes que nacen como mujeres, se les da nombre de mujer, tienen sexo social femenino, se sienten mujeres y lo son; aunque embriológicamente deberían haber nacido varón.”

Lo anterior se refiere a que físicamente se puede expresar el cuerpo de una mujer, pero genéticamente se tiene la información de un varón, hecho conocido como Síndrome de Resistencia a los Andrógenos. “No estoy segura de que ella lo tenga, pero es lo más común en el caso de mujeres atletas.”

La especialista explica que los signos más notorios son la inserción de músculos muy masculinos y la carencia de menstruación, aunque la menorrea suele considerarse normal en atletas de alto rendimiento, por lo que señaló que la presencia de vello facial podría deberse a un desorden de tipo hormonal.

“No es que estas mujeres quieran engañar a alguien, la mayoría no saben que tienen un trastorno, y claro, tienen mayor rendimiento, por las diferencias naturales entre un género y otro.”

Asimismo, dudó de que Semenya sea una persona hermafrodita, ya que, dice las personas con esta condición difícilmente destacan en el ámbito deportivo: tienen muchos problemas en su desarrollo físico.

Por lo que señaló que seguramente el caso de la deportista se deba a la mutación de un gen, entonces “tiene genitales externos femeninos”, pero genéticamente tiene cromosomas XY, de varón.

Semenya irrumpió en el Mundial de Berlín y consiguió la victoria más contundente en la historia de los mundiales.

Algunas alteraciones

Todos tenemos 46 cromosomas, el último par define el sexo, los hombres “XY” y las mujeres “XX”.

Varón XX. La apariencia física es de un hombre, pero la información genética es de una mujer. Quienes sufren este problema tienen genitales pequeños e infertilidad.

Mujer XY. Podría ser el caso de Semenya. Son mujeres que genéticamente tienen información de varón. Suelen ser altas, con mayor masa muscular y carecen de útero.

Hermafrodismo. Cuando es difícil determinar si un sujeto es hombre o mujer. Es decir, puede parecer que tiene un clítoris muy largo o un pene muy pequeño.
Una especialista en genética humana y del deporte explica la posible causa del aspecto varonil de la campeona sudafricana.

Fuente:Excelsior
Por:Alejandra Martínez

No hay comentarios.: