"La práctica médica no entraña solamente tejer, entretejer y tener activas las manos, sino que debe inspirarse en el alma, estar plena de conocimiento y tener como componente preciado la observación aguda y minuciosa; todo ello, junto con los conocimientos científicos exactos, son los requisitos para que la práctica médica sea eficiente."
Moisés ben Maimón (1135-1204)

¡En venta!

Buscar en este blog

martes, 8 de septiembre de 2009

Identifican un gen cuya supresión frena la obesidad en ratones

Un grupo de investigadores identificó un gen que, cuando se suprime, mantiene a los ratones delgados aunque se les administre una dieta con alto contenido de grasas, revela un artículo que publica hoy la revista Cell.

La eliminación del gen, llamado IKKE, también parece proteger a los ratones contra las condiciones que, en los humanos, conducen a la diabetes tipo 2, la cual está asociada a la obesidad y aumenta en la población de Estados Unidos, incluidos los niños y los adolescentes, reseñó Efe.

"Si los estudios siguientes muestran que el IKKE está vinculado con la obesidad en los humanos, el gen y la proteína que él hace serán blancos primordiales para el desarrollo de medicamentos en el tratamiento de la obesidad, la diabetes y las complicaciones vinculadas con tales trastornos", dijo Alan Saltiel, director del Instituto de Ciencias de la Vida de la Universidad de Michigan.

"Hemos estudiado otros genes asociados con la obesidad, los llamamos "obesogenes", pero éste es el primero que hemos encontrado que, cuando se elimina, impide que el animal gane peso", dijo Saltiel, autor principal del artículo.

"El hecho de que se pueda interferir con todos los efectos de una dieta con alto contenido de grasas eliminando este gen en los ratones es muy interesante y sorprendente", añadió.

La obesidad está vinculada con elevado estado de inflamación crónica de bajo nivel que conduce a la resistencia a la insulina, lo cual es, habitualmente, el primer paso en el desarrollo de la diabetes tipo 2.

En el artículo de Cell, Saltiel y sus colegas muestran que la eliminación, o el "apagado", del gen IKKE no solo protegieron de la obesidad a los ratones en una dieta con alto contenido de grasas sino que también previno la inflamación crónica, el hígado grasoso y la resistencia a la insulina.

Los ratones con una dieta con alto contenido de grasa fueron alimentados con una sustancia como la manteca de cerdo con 45 por ciento de sus calorías provenientes de la grasa.

A los ratones del grupo de control se les dio la comida estándar en la cual el 4,5 por ciento de las calorías provienen de la grasa. El régimen dietético comenzó cuando los ratones tenían 8 semanas de vida y continuó por 14 a 16 semanas.

El gen IKKE produce una proteína kinasa, que influye en otras proteínas y en el metabolismo del ratón.

Cuando se administra una dieta con alto contenido de grasa a un ratón normal, aumentan los niveles de la proteína kinasa IKKE, el metabolismo del ratón se hace más lento y el animal gana peso. En esta situación la proteína kinasa IKKE actúa como un freno del metabolismo.

Los ratones a los que se había suprimido el gen y que recibieron la dieta con alto contenido de grasa no ganaron peso, aparentemente porque la eliminación del gen IKKE suelta el freno metabólico y permite que el metabolismo se acelere y queme más calorías en lugar de almacenarlas como grasa.

"Los ratones con el gen 'apagado' no hicieron más ejercicio que los ratones de control usados en el estudio. Simplemente quemaban más energía", dijo Saltiel. "Y en el proceso, generan un poco de calor, de modo que la temperatura del cuerpo aumenta un poco".

El equipo de Saltiel investiga ahora las pequeñas moléculas que bloquean la actividad de la proteína kinasa IKKE. Los inhibidores de IKKE podrían convertirse en candidatos para el desarrollo de medicamentos.

"Si se encuentra un inhibidor para esta proteína kinasa, se podría obtener el mismo efecto que se logra 'apagando' al gen. Y ésa es la meta", añadió Saltiel. Si se identifican candidatos exitosos y se lleva a cabo el desarrollo de medicamentos, probablemente en una década habrá un nuevo tratamiento para la obesidad y la diabetes, dijo.

Fuente:ElUniversal

No hay comentarios.: